viernes, diciembre 08, 2017

Top10: ¿Cuántos motivos necesitas para amar a John Lennon?




Existen tantas y excelentes fuentes para consultar cualquier dato duro acerca de él, que resultaría hasta ocioso tratar de resumir y ofrecer algo en este beatlémano blog; los matices de su legado artístico, ideológico e intrínsecamente musical son tantos y tan variados, que seguramente dejaría fuera algún dato importante. Por eso hoy, a 37 años de la muerte del hombre y el nacimiento de la leyenda, prefiero enfocarme en lo que me hace admirar tanto a John, así nada más, con el más puro cariño que un ser humano común (y medio corriente, a ratos) puede profesarle a alguien que, pese a no conocerlo, ha significado tanto en su vida.

Lo que pone a John Lennon en mi nicho de adoraciones es su versatilidad al vivir.

Son del dominio público su infancia difícil y su adolescencia rebelde; el arduo trabajo para llegar a la cima, la consecución del éxito, la ruptura con The Beatles, el cambio de esposa, su regreso al mundo artístico y su lamentable muerte.

Partiendo de eso, algunos hemos cometido el error (por ignorancia en principio, que conforme uno se adentra en la personalidad del hombre va dejando de hacerlo) de meter con calzador los hechos en periodos específicos. Así, tenemos al John Lennon salvaje y espontáneo de aquellos tiempos en Hamburg; al John Lennon que embarazó a Cynthia Powell sin querer, se perdió el nacimiento de Julian por estar envuelto en la vorágine de la Beatlemania e incluso, por la misma razón, fue un mal padre; al John Lennon violento, homofóbico, cruel y agresivo; al John Lennon consolidado como Beatle; al John Lennon egocéntrico que estaba en constante pique de talento con Paul, y en ocasiones ninguneaba las composiciones de George y Ringo; al John Lennon que se enamoró de Yoko y, se quiera o no, gracias al influjo de ésta cambió su forma de ser, en gran medida para bien; al John Lennon que, tras darse cuenta de las carencias que tuvo Julian y los errores que cometió con él, abandonó el mundo de la música durante cinco años para dedicarse por completo a la crianza de Sean; al John Lennon que se consumó como actor y factor político a raíz de su mudanza a New York...y que pagaría con su vida el haberse convertido en un dolor de cabeza para la administración de Richard Nixon.

Aislar las partes de un todo dificulta su comprensión, y eso es exactamente lo que sucede con John. Simplemente, no se le puede fragmentar; sí, hay que identificar sus tendencias en cada una de las etapas descritas en el párrafo anterior, pero más importante que eso es encontrar la cohesión entre ellas. La buena noticia es que existen tantos detalles y variables que nunca terminaríamos de conocer los pormenores de una vida tan fascinante.

Por eso, les comparto un nuevo Top10 de datos que quizá ya tenían en la mira o tal vez no, pero entre el ir y venir de información conocida o nueva para cada uno de nosotros, siempre habrá algo que mantenga vivo el espíritu de John Lennon y nos recuerde cuánto y por qué lo amamos.


Bonus - Si las tomas alternas que ya hemos disfrutado en Anthology y en el box set del 50 aniversario de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band no han sido suficiente, les dejo otros demos de John perfeccionando Strawberry Fields Forever:






10.- Ya sea por excesos del ego, autocrítica o mero perfeccionismo, no todas las canciones de The Beatles eran del agrado de John. Aquí hay 18 ejemplos de ello:






9.- El punto de quiebre entre John Lennon y el gobierno de los Estados Unidos de América se resume a un nombre: Bob Sinclair. The U.S. vs John Lennon es un magnífico documental que explica a detalle lo que sucedió:






8.- Una de las más originales muestras del activismo de John y Yoko tuvo lugar, paradójicamente, haciendo nada más que permanecer en una cama:





7.- John Lennon: behind the music, the last years and the legacy, transmitido por VH1, muestra a grosso modo la paz y estabilidad que el Beatle mayor había alcanzado en la segunda mitad de los 70's:






6.- Su partida conmocionó al mundo entero, empezando por sus antiguos compañeros y hermanos. George, sereno como usualmente, expresó esto cuando lo supo:






5.- También Ringo, devastado, dejó ver parte de su dolor:





4.- Paul dejó de lado los dimes y diretes posteriores a la separación de The Beatles y compuso esta joya que, aún en estos tiempos, hace que a los fans se nos humedezcan los ojos cuando la escuchamos en vivo:






3.- ¿Una más? ¿Por qué no? no por nada fueron los mejores amigos durante tantos años:






2.- El cariño y la admiración de alguien tan cercano a él quedan plasmados en este medley de sus composiciones; data de 1990, durante un concierto en Liverpool:





1.- Incluso gente de la talla de Freddie Mercury sabe reconocer la grandeza de alguien como John:






Este es el estado más puro de la nostalgia. Suspiros, algún nudo en la garganta, quizás un par de lágrimas, serán testigos de que, si bien su partida dejó un hueco enorme en la humanidad, su legado sigue vigente casi cuatro décadas después. Lee, escucha, mira con atención, investiga; si tienes material que consideres valioso y tienes ganas de compartirlo, con gusto lo recibo a través de los comments o en el correo warmgunner666@gmail.com. De nosotros depende que la leyenda continúe viva por muchos, muchísimos años más.






Saludos Enfermos.


miércoles, noviembre 29, 2017

Top10: Mis canciones favoritas para recordar a George Harrison





Recuerdo que cuando George Harrison murió, estaba entre clases de la prepa. Me enteré gracias al discman que cargaba conmigo para todos lados (una chulada que reducía el salto de los discos mientras caminaba y además sintonizaba radio FM, definitivamente, una maravilla para la época); estaba escuchando la extinta RadioActivo 98.5, aunque no se me grabo en la memoria qué locutor fue el encargado de dar la noticia.

En aquel entonces, recién estaba redescubriendo a The Beatles. Tenía algunas nociones gracias a la colección de discos de mi papá, que incluía un par de álbumes de ellos, pero no les puse demasiada atención hasta ese momento. Por lo mismo, la partida de George me dolió lo que tenía que dolerme: se fue un hombre del que no sabía gran cosa, salvo que había dejado un importante legado a la historia del rock.

Con el paso de los años y la adquisición de conocimiento, el 29 de noviembre fue tomando relevancia dentro de mi vida. Conocí y devoré la discografía Beatle, aprendí a identificar las composiciones del Beatle místico, y aún cuando no me atrevo a poner en tela de juicio que John es mi favorito, George se volvió tan entrañable como los otros tres gracias a lo poco o mucho que le he ido conociendo gracias al libro The Beatles´Anthology y diversas fuentes que, paulatinamente, me han enseñado a apreciar al más joven de los cuatro genios liverpoolianos.

Por eso hoy, con el sentimiento plenamente desarrollado y una completa conciencia de quién era ese hombre, quiero recordarlo con cariño, y ¿qué mejor que disfrutando su música? Les comparto mi Top10 de canciones compuestas por George, ya sea como solista o durante su etapa Beatle, todas sin orden de preferencia:


Bonus: Give me love (give me peace on Earth)

El mensaje es más que claro, y muy adecuado para estos tiempos que vivimos. Ojalá más gente, a todos los niveles, le diera play a esta pieza de vez en vez.






10.- Not guilty

La canción perfecta para no dejarse fincar culpas ajenas, deliciosamente acompañada por un ritmito hipnótico.






9.- I, me, mine

Una oda al egoísmo (que, dicho sea de paso, en ocasiones es bueno y hasta necesario).






8.- Here comes the sun

Y ahora, un poco de actitud positiva, como para sonreír mientras abres las cortinas y dejas que el sol llegue hasta la cama que acabas de abandonar.






7.- When we was fab

George siempre tuvo mucho amor por lo vivido junto a aquellos otros tres locos, y esta canción lo pone de manifiesto. Muy adecuada para escuchar mientras recuerdas viejos tiempos, antiguos amigos, algún amor que ya no existe...






6.- All those years ago

Aquí se nota la cercanía que siempre hubo entre George y John; tal vez en este momento estén tocándola juntos, allá donde se encuentren.






5.- All things must pass

Todo es efímero en este vida, incluyéndonos; este es un muy buen recordatorio de ello.






4.- While my guitar gently weeps

La colaboración con su socio (en toda la extensión de la palabra) Eric Clapton nos dejó uno de los requintos más entrañables de todo el universo del rock.






3.- Got my mind set on you

Retomada recientemente por Nescafé para una campaña publicitaria, esta rola me remite a la primera etapa de The Beatles, esa llena de canciones cargadas de coqueteo inocente y divertido.






2.- Something

En contraparte, esta es la clase de canción que se dedica una sola vez en la vida. Hay que pensarlo muy bien antes de ponerla en el muro de Facebook de esa persona especial, porque una vez ahí, no hay marcha atrás.






1.- My sweet lord

Incluso para una persona como yo, que es todo menos espiritual o creyente, este es un himno de paz interior.






¿Qué opinan, les gusta este Top10? ¿Agregarían otra rola, quitarían alguna de las que están? no dejen de contarme cuáles son sus favoritas en los comments. Yo, mientras, le daré el estrenón a este tesoro que encontré entre la colección de mi papá; la caja ya resiente el paso de los años, pero las cintas están nuevecitas.






Now Playing: It don't come easy (live) - Ringo Starr


Saludos Enfermos.


sábado, noviembre 25, 2017

#JuegoComoEllas...y también las respeto


El hashtag/slogan #JuegoComoEllas conlleva mucho más que el grito de batalla de Chivas Femenil durante esta temporada, en que escribieron una gloriosa página más en la historia del equipo más amado de México y lograron coronarse como las primeras campeonas de liga en la era profesional.




#JuegoComoEllas ayuda a que todos aquellos que alguna vez llegamos a pensar en algún momento (sí, me incluyo, al haber crecido en una sociedad machista como la mexicana) o siguen creyendo que una mujer no sirve para el fútbol, recapacitemos sobre el valor que damos a frases como "Juegas/golpeas/haces-N-cosa como niña" y nos replanteemos el respeto que las mujeres merecen no sólo dentro de un ámbito popular y propicio para la creación de ídolos, sino en otros tantos de la cotidianidad, más discretos, más personales, pero de suma importancia.

A pesar del logro, el camino es largo, y no se puede cometer el error de suponer que este campeonato borra, como en cuento de hadas, todas las actitudes machistas a que se ven sometidas las futbolistas —las mujeres, en general— de un solo plumazo.

Por citar dos ejemplos:

Tristemente, buena parte de la fama y popularidad alcanzadas por las ChivaGirls se debe a su belleza; creo que el boom comenzó desde la primera vez que Norma Palafox celebró un gol bailando como Rodolfo Pizarro.





De inmediato, los atributos físicos de la chica se volvieron trending topic entre los aficionados al Rebaño Sagrado y acapararon su atención, que se reforzó gracias a cierta fotografía donde aparece haciendo ejercicios de estiramiento y que fue motivo de cualquier cantidad de guarradas (o "piropos", como las llaman los obtusos que las profieren). No se dan cuenta de que esa imagen no fue autorizada por Norma Palafox ni de que, probablemente, no le hizo mucha gracia ver ese ángulo de su anatomía circulando sin parar en redes sociales. Tampoco reparan en que, de soltar semejantes vulgaridades frente a la delantera tapatía, seguramente recibirían tremendo bofetón y ni siquiera entenderían a qué se debió.

Sería hipócrita decir que no me llama la atención la belleza de Norma, o la de Blanca Félix, la increíble portera del Rebaño femenil. Son chicas realmente bonitas, pero hay una enorme diferencia entre notar que una mujer es guapa y —además de exteriorizarlo de la manera más vulgar posible— basar su valía y talento en ello, lo que me lleva al segundo punto.

Hay mentes tan cerradas y primitivas que piensan que, para elogiar a alguien, es necesario hacer una comparación con su opuesto —deportivo, en este caso— y, no conforme con eso, denigrarlo. En resumen, las chicas de Chivas son las más talentosas, guapas, nalgonas y chichonas, mientras las rivales son un dechado de "defectos" más feo que una mentada de madre en 10 de mayo. Vean esta oda al mal gusto:




Es válido alimentar y disfrutar una sana rivalidad deportiva, pero cuando se cae en temas como racismo y violencia de género, la cosa deja de ser divertida. Resulta aún peor cuando, en una pérdida de noción de la realidad, quien hace este tipo de ofensas olvida que la enorme mayoría de los habitantes de este país (incluyéndole) conservamos en nuestra genética la herencia indígena de nuestros antepasados, y que el tenerlos más o menos presentes en la apariencia de cada quién no faculta a nadie para señalar despectivamente a otros. Y ni hablar, así como el buen Del Pacífico Capricornio, hay tantos sueltos por ahí con semejante mentalidad.

Como dije, aún nos queda un muy buen trecho por recorrer en materia de respeto hacia la mujer; aún así, me siento entusiasta respecto a que la valía que reciben las flamantes reinas del fútbol mexicano, y las futbolistas en general, comience a girar en torno al talento y no a la estética de sus piernas. Mientras el momento llega, ¡a disfrutar a nuestras campeonas! que esas niñas, más que Chivas, parecen leonas.






Saludos Enfermos.


jueves, noviembre 23, 2017

José Alfredo Jiménez y la tumba donde la vida no vale nada @Dolores Hidalgo


Este era un hombre sencillo que, tras la muerte de su padre farmacéutico y una mudanza a la Ciudad de México acompañado de su madre y hermanos en búsqueda de una vida mejor, le entró a todo: desde camarero hasta jugador de fútbol, ocupación que le permitió militar en dos equipos que ya no existen, pero en los tiempos previos al monopolio de Televisa levantaban pasiones entre los aficionados: el Oviedo, y el Marte.

Sin embargo, el destino le depararía la inmortalidad por otro sendero. Cuando el sentimiento que le inundaba por dentro decidió salir por su boca, fue capaz de componer las melodías más grandes del cancionero tradicional mexicano, muchas de ellas basadas en sus propias vivencias de amor y desamor con dedicatorias incluidas, parrandas y cantinas.

Lamentablemente, su cuerpo sería incapaz de contener por más de 47 años a un alma llena de tanto dolor. El 23 de noviembre de 1973, a las 9:30 de la mañana, víctima de una cirrosis hepática provocada por el efímero consuelo que solía hallar en el fondo de una botella, José Alfredo Jiménez Sandoval dejaría de existir de manera física, por lo menos hasta que, 25 años después de su partida, en el Panteón Municipal de Dolores Hidalgo brotara de la tierra por obra de su yerno, el arquitecto Javier Senosiain uno de los tributos póstumos más cargados de significado (tanto por concepto, como por añoranza) que existen en todo México.




Un sombrero de charro da sombra al lugar de reposo definitivo de José Alfredo; se trata de un sombrero "de cuatro pedradas", llamado así porque, dice la tradición, los hombres solían arrojarse piedras al pelear y sus sombreros terminaban por salvarles la vida, conservando las abolladuras como recuerdo. En medio de estos cuatro hundimientos se encuentra una cruz, formada por 113 cristales azules que indican el número de habitación en la Clínica Londres de la #CDMX donde el cantautor guanajuatense exhaló su último aliento.




La particular orientación de la tumba (hacia el poniente, a diferencia de las demás, que miran hacia la entrada del camposanto) permite que los rayos del sol atraviesen esos 113 cristales y arrojen una cruz de luz sobre las burbujas de un lago cristalino que se encuentra un metro y treinta centímetros sobre los restos de José Alfredo. ¿No les parece suficientemente poético? Bueno, pues la misma posición de la tumba permite que, en el crepúsculo, José Alfredo se vaya con el sol cuando muera la tarde.

Una estructura que semeja una boca abierta, como si estuviera cantando, encierra la mítica frase a la que todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos acogido para darnos valor y tomar alguna decisión importante (...o quizá sólo me ha pasado a mí). En cualquier caso, no deja de ser dramática y trágicamente cierta.




Se dice que esta frase la acuñó José Alfredo después de la muerte de su hermano, mientras consolaba a su madre, la señora Carmen Sandoval Rocha. A ella le quedó tan grabada en el corazón que solicitó que la frase acompañara el sepulcro que comparte con su hijo a petición de éste, aunque las cosas salieron al revés de como las pensó el cantautor en su momento. Dijo un día a doña Carmen:

— Mamá, cuando yo me muera quiero que me entierren cerca de usted.

Lo que no sabía es que sería ella quien le alcanzara en el sepulcro, doce años después, y que el homenaje los uniría aún más a través de las doce grecas de sarape que representan los años que pasaron separados antes de reunirse en la eternidad.


Más fotos, aquí.


Hablando de sarapes, me guardé lo mejor para el final. El sarape multicolor que remata a este monumento se compone de azulejos y losetas fabricados en el mismo Dolores Hidalgo, y simula la Sierra de Santa Rosa, que atraviesa buena parte de Guanajuato. El recorrido empieza en la capital del estado y termina en Dolores Hidalgo, precisamente "ahí nomás tras lomita".

Pero ese no es todo su encanto. En las grecas están escritos los nombres de las canciones más exitosas del señor Jiménez, a excepción de 91 de ellas, que corresponden a piezas inéditas. Entre más famosa es la canción, más ancha es la greca, aunque tengo duda respecto al número de títulos que aparecen ahí. Algunas fuentes citan 119, otras tantas (incluido el guía de turistas que, amablemente, me compartió la información que están leyendo aquí) dicen que son 117. La verdad es que cuando fui no las conté, y en todo caso, no vamos a discutir por dos canciones de menos o de más, ¿verdad? así que, a manera de epílogo a este post, aquí está la lista de canciones para que hagan click en cada una de ellas, abran una botella de su destilado favorito y exorcicen lo que queda de aquel amor que ya no fue, o simplemente destapen un poco la cañería para que las lágrimas atrapadas por quién sabe cuánto tiempo y qué causas, fluyan.













12.- La araña



15.- El coyote









24.- Despacito



















43.- Vámonos








51.- Vete ya

















68.- El rey



71.- Yo





























100.- El jinete







107.- Gracias





112.- Ella









Now Playing: Giants at Redskins


Saludos Enfermos.

domingo, noviembre 19, 2017

Primer reencuentro con Zacatecas


Esta es Zacatecas, la (parafraseando a un guía de turistas) que tiene rostro de cantera rosada y corazón de plata. Es gracioso que la llamara así, porque a mí me vino a la mente "La bella de cantera y plata" mientras la contemplaba desde la azotea de mi alojamiento esa primera mañana nublada, fría y llena de neblina de las pasadas vacaciones con Hilda.




Mi padre nació en una ranchería llamada Cieneguilla, que supuestamente está dentro de la ciudad. Lo primero que se me ocurrió después de 30 años sin pararme por ahí fue ir a buscarla, y aunque no logré dar con ella, mis pasos me llevaron a revivir tantos recuerdos, de los que apenas tenía un par presentes en la memoria.

Un 8 de septiembre de 1546, cuatro conquistadores españoles buscaban riqueza muy al norte de la recién caída Tenochtitlan. Juan de Tolosa, Cristóbal de Oñate, Baltasar Tremiño de Bañuelos y Diego de Ibarra llegaron a cierto lugar donde, sin saberlo, encontrarían esto:


 Vista desde la Tirolesa 840, la segunda más grande del país y tercera de toda Latinoamérica


Así fue como todo empezó. Si bien fueron catalogadas como real de minas, esas tierras ricas en cantera rosa y plata (principalmente) pronto adquirirían fama, fortuna y poder suficientes para recibir del rey de España, Felipe II, el título de Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas.

471 años después, el recuerdo de esos cuatro pioneros está ahí, en pleno Centro Histórico, recordando a todo el que lo ve que —por más que algunos insistan en calificar a la conquista española con el mismo estigma de genocida que otras, como por ejemplo, la inglesa— somos producto del choque y fusión de dos culturas que dieron a luz a una nueva, tan variada a su vez que otorga a cada región su propia identidad, convirtiéndola en algo único y muy placentero de conocer. Tal vez sea por eso que la UNESCO ha reconocido a esta ciudad-monumento como Patrimonio Cultural de la Humanidad





Zacatecas me encanta porque dentro del mismo diseño urbano que brilla con destellos rosados y naranjas bajo el sol, lo mismo te encuentras al señor que vende aguamiel acompañado de su burrito o el carrito del nevero, que un bar dentro de la Mina El Edén o una sucursal de The BeerBox para disfrutar una deliciosa cerveza importada.

Debo confesar que, al dar el primer paseo por la ciudad, me sentí raro al ver edificios con tanta historia, como el Mercado González Ortega o el Portal de Rosales, ocupados por locales comerciales, o incluso franquicias. Hubiera esperado que tanta belleza se mantuviera a salvo del capitalismo salvaje que vivimos en esta época, pero reconozco que poco a poco la vista se acostumbra y terminé apreciando la situación desde el otro lado de la moneda: qué genial que, aunque el crecimiento económico de una ciudad requiera que la actividad comercial se expanda como mancha de petróleo en el océano, Zacatecas haya aprendido de la recesión que sufrió después de ser una plaza clave durante la Revolución y respetado su configuración; que mantenga el amor por su identidad y recuerde cuál es su lugar en la historia mexicana.



¿Qué mejor muestra de eso, que la Fuente de los Conquistadores, que honra a los cuatro pioneros españoles ya mencionados?




¿O el Memorial de los mineros zacatecanos, que se encarga de recordar a quienes se dejaron la piel y los pulmones en las entrañas de la tierra para levantar a tan bella ciudad?




¿O la Plaza Genaro Codina, un íntimo tributo al compositor de la Marcha de Zacatecas, considerada como el segundo Himno Nacional y, además, Himno de la Charrería Mexicana?


Más fotos de esta bella ciudad, aquí.


Hablando de, también está la Plazuela Francisco Goitia, donde, además de honrar al célebre escultor y pintor, todos los zacatecanos encuentran un punto de encuentro para disfrutar actividades culturales al aire libre cada jueves. Ellos son de pocas palabras, pero amables; no te van a regalar una sonrisa sólo porque sí, pero su trato reconforta. Muestra de ello fueron todas las personas que, con gran amabilidad, nos atendieron al visitar restaurantes y museos; el niño al que le compré un "durito" (en otro artículo les explicaré qué son) y se puso a bromear conmigo sobre si estaba crudo, e incluso el oficial de policía al que le preguntamos por una dirección, nos la dio y después nos alcanzó para decirnos que se había equivocado, disculparse y regalarnos el dato correcto.

 Así, con ese semblante serio, al caer la noche y escuchar las primeras notas de una melodía que todo mexicano conoce, se llevan la mano al pecho y recuerdan quienes son con una solemnidad y potencia tal que eriza la piel y agranda aún más el orgullo que siento por tener mis raíces tan profundamente asentadas en esa planicie rosa y plata.



Fotos de la Plazuela Francisco Goitia, aquí.


Prestos estad a combatir,
oíd llamar, suena el clarín;
las armas pronto preparad
y la victoria disputad.
Prestos estad, suena el clarín;
anuncia ya próxima lid,
vibrando está su clamor,
marchemos ya con valor.

Sí, a lidiar marchemos
que es hora ya de combatir
con fiero ardor, con gran valor,
hasta vencer, hasta vencer.
Hasta morir.

Prestos estad a combatir,
oíd llamar, suena el clarín;
las armas pronto preparad
y la victoria disputad;
Prestos estad, suena el clarín;
anuncia ya próxima lid,
vibrando está su clamor,
marchemos ya con valor.

Como huracán, que en su furor
las olas rompen en la mar;
con rudo empuje y con vigor
sobre las huestes avanzad;
no os detengáis, no haya temor,
pronto el ataque apresurad.
Guerra sin tregua al invasor,
viva la patria y libertad.
Viva la libertad, viva.
Viva la libertad, viva.
Que viva, sí, viva.

Oh, patria mía, tu hermoso pabellón
siempre sabremos llevarlo con honor.
Oh, patria mía, tu hermoso pabellón
siempre sabremos llevarlo con honor.

Prestos estad a combatir,
oíd llamar, suena el clarín;
las armas pronto preparad
y la victoria disputad;
Prestos estad, suena el clarín;
anuncia ya próxima lid,
vibrando está su clamor,
marchemos ya con valor.

Como huracán que en su furor
las olas rompen en la mar,
con rudo empuje y con vigor
sobre las huestes avanzad;
no os detengáis, no haya temor,
pronto el ataque apresurad.
Guerra sin tregua al invasor,
viva la patria y libertad.
Viva la libertad, viva.
Viva la libertad, viva.

Que viva, sí, viva.




Now Watching: Bengals vs Broncos


Saludos Enfermos.