martes, enero 08, 2013

Target 2013


A principios del año pasado hice una lista de metas, a la que llamé pretenciosamente Target 2012, y casi no cumplí nada de ahí. Me demostré a mi  mismo que perdí la disciplina, me volví desordenado, flojo y más valemadrista todavía; me dejé desconcentrar por varios factores que bien pude mantener bajo control. En fin, no es momento de lamentarse, aunque tampoco dejo atrás cínicamente lo que me propuse y no cumplí para seguir de frente sin hacer gran cosa. Por eso, y sin mayor preámbulo...¡aquí van! y que me juzguen el tiempo, el reto que me impongo a mi mismo y quienes lean esto.


1.- Tomar clases de yoga. Urge. A más de un año de habérmelo planteado, mi volatilidad se ha estancado, pero no ha disminuido en absoluto. Las clases de muay thai que planee el año pasado sí las tomé y funcionaron a medias, porque al final me relajaban mientras estaba ahí pero sigo igual de violento y con el lindo adicional de que ahora conozco muchas más formas de romperle huesos a la gente (lo cual, la verdad, no me desagrada del todo). Por tanto, me tomaré todo enero para desintoxicarme (detalles en el punto 2) y terminar de sanar una lesión en el pie que me alejó del saco de golpear.

2.- Desintoxicarme. Pasé todo diciembre bebiendo como cosaco, y el cigarro siempre ha sido un vicio terriblemente difícil de dejar para mi. Si quiero entrarle de nuevo a las patadas y además inscribirme al yoga (que, según me han dicho, requiere de mucha condición física) debo limitar mi consumo alcohólico a los fines de semana exclusivamente (porque ya traia un ritmo de dos pedas entre semana mas lo que sucediera en sábado y domingo) para poder disfrutar los playoffs de la NFL durante todo enero sin culpa. El cigarro...carajo...creo que tendré que comprar uno electrónico o algo así, pero la cosa no es imposible.

3.- Satisfacer mi consumismo capitalista con mayor regularidad. El año pasado me hice de algunas cosas, pero creo que necesito más. Sí, se lee consumista. sí, se lee mamón y hasta pretencioso. ¿Qué más da? para eso trabajo.

4.- Levantar mi casa. Tengo que dejarla habitable este año; dudo que me mude para allá, pero unas rentas no le caerían mal a mi bolsillo. Febrero será el punto de partida.

5.- Retomar la disciplina en mi agenda. Llevo dos o tres años haciéndome este propósito y nada, no lo he cumplido. Las "unidades de media hora" tienen que empezar a trabajar ya, este es el momento en que la precisión regresa o desaparece para siempre; en una metáfora enefelera, digamos que si yo fuera el QB del equipo ya me hubieran marcado infinidad de castigos por retraso de juego. Hay que trabajar y corregir eso.

6.- Aprender a cocinar. El año pasado aprendí a hacer sopes y tenía la intención de chutarme una receta al mes; este año deberán ser 11 platillos de gama básica a media, pero bien hechos. Empiezo en febrero.

7.- Lectura. El año pasado la meta era leer un libro por mes y me quedé muy cerca de cumplirla: solo me faltaron dos. La falta de tiempo, el exceso de ocio (y ¿por qué no decirlo? de sueño) fueron un trabuco que este año deberé superar. Vamos por once, como cuota mínima.

8.- Cinemanía. Sigo con el mismo tambache de películas descargadas de Internet en mi disco duro, así que sería bueno programar un par de ellas por semana. Va a estar un poquito cabrón cubrir la cuota gracias a que ya tengo cable y a los playoffs de la NFL, pero todo se puede con buena administración del tiempo.

9.- Retomar el hábito del ahorro. El año pasado no ahorré prácticamente ni madres, en parte gracias a lo pretencioso que resultó el proyecto de guardarme la mitad de cada quincena y en parte porque derroché con ganas. Este año será diferente; no entraré en detalles por no ser presuntuoso, solo diré que los números hablarán y se reflejarán en diciembre.

10.- Viajar. Y aquí está la contraparte al punto anterior: un viaje al mes es la meta, una ciudad nueva o bien, una ya conocida vista con ojos nuevos. Nuevos horizontes y nuevas fotografías que deberán estar bien presupuestados para permitir que el ahorro tenga lugar y no me quede, como el año pasado, con las arcas en ceros. Y aún así, no me arrepiento de nada; los paisajes y las experiencias vividas valen cada centavo gastado.

11.- Aprender a conducir. Sí, no sé conducir. Déjenme en paz.

12.- Aprender a bailar. En un fin de semana me enseñaron lo básico de la banda (sí, ya me dijeron que no es gran cosa, pero para alguien con dos pies izquierdos es un logro). Aprendí eso porque quería ligarme a alguien que baila esa madre y el esfuerzo no estuvo en aprender a coordinar mis patotas, sino en mantener mis oídos bloqueados ante la sarta de estupideces que dicen las canciones de ese género. Sin embargo, de que puede resultar útil, no hay duda.

13.- Operarme la vista. Estoy harto de usar lentes de contacto que se me quedan pegados cuando se me olvida quitármelos después de la borrachera, o se pierden, o se van de paseo a la parte trasera de mis ojos y es un desmadre sacarlos de ahí. No me importa si la operación tiene que ser laser o intraocular, quiero ver claramente, despertar, abrir los ojos y disfrutar todo con la misma claridad y nitidez que la mayoría de las personas.

14.- Este año cumplo 30, y ya tengo planeado cuál será el regalo de mi para mi. Por el momento queda como incógnita, solo puedo decir que me va a doler pero me va a gustar.


Tomando en cuenta que mis números del año pasado fueron miserables, este parece un proyecto excesivamente ambicioso. Pero...¿quién le teme a los retos? veamos qué tanto puedo anotar en el 2013.







Now Watching: Watchmen


Saludos Enfermos.


2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

GAVIOTA dijo...

wooow!!
Este si es un post lleno de retos, no te dejaré en paz, te echaré carreta por que tan grandote y no sabe manejar, jajaja!
Y se me hace raro que seas del DF y no sepas bialar, ya sé que no es regla pero acá en el terru, tenemos unos ejemplares de por allá que bailan de padre señor mío.Así que te reto a que aprendas y luego nos echamos una bailada aunque sea con los ojos jejeje!!
Ah!
No seas malito me dices que te vas a mercar?
por fis?
andale si?
si?
si?
si?
jejeje

{{El Diablo}} dijo...

Jeje Gaviota, es que verás...nunca he tenido coche porque mi carácter explosivo me pondría en riesgo a mi y a los demás, pero ya estoy poniendo eso bajo control y pronto estaré en condiciones de aprender. Lo del baile también tiene explicación: toda mi vida he escuchado rock, ido a bares (en los cuales no bailas, solo bebes y rockeas)...luego entonces, eso del baile es prácticamente nuevo para mi. Eso sí, te prometo que en cuanto tenga un par de ritmos más dominados te tomaré la palabra con aquello de la bailada.

Sobre lo de mi regalo de cumpleaños...no no no, es sorpresa, pero te garantizo que habrá post al respecto. Sé paciente, faltan solo 9 meses.


Saludos Enfermos.