viernes, febrero 26, 2016

Así me fue en el Community Managers Summit 2016


Quienes ya tengan un rato leyendo este blog a lo mejor recordarán que entre mis metas para este año está una que se concretaría en febrero. Pues ¿qué creen? Ya se concretó.




En noviembre recibí por mail una invitación para participar en el Community Managers Summit 2016, llevado a cabo entre el martes y el miércoles de esta semana en el Hotel Royal Pedregal. Me encantó la idea porque tengo relativamente poca experiencia como Community Manager (algo menos de año y medio) y porque la única vez que había estado en algo así fue en el Congreso Nacional de Marketing Digital hace un par de años como espectador, así que el reto se veía realmente bueno. Nunca supe por qué me contactaron; a lo mejor alguien encontró mi perfil de LinkedIn y le pareció bueno lo que hago en The Smile Blog o igual hasta dieron conmigo gracias a este rinconcito mío en la web; lo cierto es que me emocioné mucho, y más al ver mi jetota en el website oficial de un evento de ese calibre anunciando que hablaría sobre un tema que domino: bloggear.

Después de 9 años escribiendo por mero gusto, descubriendo poco a poco las formas más eficientes de difundir lo que hago y aprendiendo un montón de cosas, pensé que me sería relativamente fácil preparar el tema, pero ¡no! Los tres meses que tuve para eso se me fueron como agua en parte por toda la información que existe y tuve que procesar, y también por todo el trabajo que he tenido, al grado de que estuve trabajando sobre mi ponencia únicamente por las noches y a ratos los fines de semana. Todavía entre el domingo pasado y el lunes estuve memorizando mi speech, y el martes por la mañana, de camimo a la sede, le di otra repasada.

Mi turno de hablar fue a las 10 de la mañana; entre que la chica que entró antes que yo lo hizo muy bien, un último vistazo a mi speech y la botella de agua que me bebí en menos de una hora pagué la novatada, porque subí al escenario nervioso y con unas ganas infames de ir a mear. Por fortuna me los sacudí rápido (los nervios) y fui desenvolviéndome sin broncas, aunque sí cometí errores como chingarme dos temas juntos en lugar de darles una pausa y enlace adecuados, lo que resultó en que toda la presentación la hice en 30 minutos en vez de la hora completa de que disponía; lo cagado es que no me di cuenta de eso hasta que mi amiga Val —quien me acompañó al evento y hasta de camarógrafa hizo— me devolvió la cámara y vi que rompí record sin querer. Dense un quemón:





Me quedó la espinita sobre si lo había hecho bien porque la interacción con el público no fue tanta como hubiera querido, pero a la hora de las preguntas y respuestas me sentí incluso más desenvuelto que durante la ponencia misma. Di respuestas a cuatro o cinco personas, agradecí la atención, desee haber aportado algún conocimiento útil y bajé del escenario en medio de los aplausos de todos, ya con el alma volviéndome al cuerpo y con urgencia de un cigarro. Hasta las pinches ganas de ir al baño se me olvidaron.

Pese a que al final me volví a poner un poco tenso porque no estaba desarrollando el tema al 100% como lo había planeado, me sentí mejor cuando tres personas se me acercaron para saludar y ahondar un poco más en algún tema. Salimos a un break y después llegó el turno de otro tipo al que se le notaba cañón la experiencia como expositor en la desenvoltura y la interacción que logró con el público, y desee haber presentado como él. Me di cuenta de cosas como que me falta mucho camino, se necesita tener los huevos bien puestos para pararse frente a un público que sabe a lo que va y mantenerse fresco como si nada, y definitivamente nunca será lo mismo hablar que escribir.

Al final, lo más valioso de todo esto fue la experiencia adquirida, el haber agregado algo chingón a mi curriculum vitae y las ganas de volver a pararme frente a una audiencia. No me queda más que agradecer a María Fernanda Montero y Olinca Guadarrama de Kätedra por la oportunidad, además de a Hilda, a mi familia y amigos por echarme tantas porras en los días previos al evento, estar al pendiente y por las felicitaciones después de. Muchas gracias a todos.






Now Playing: High road - Cults


Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: