domingo, agosto 06, 2017

El primer año


Son casi las 12 de la noche, y estoy por terminar una jornada laboral más. Pero no es cualquier jornada. Justo hoy, cumplí un año en mi (no tan) nuevo trabajo.

Cuando llegué, aún seguía chambeando en SP Marketing, y así me la aventé los primeros ocho meses: me dedicaba a la mercadotecnia de lunes a viernes; los sábados, domingos y días festivos, a mi nuevo giro. Estuvo rudo tener que switchear el mood entre una y otra actividad dos veces por semana,  y así hubieran seguido las cosas, y hubiera aguantado ese ritmo, si las circunstancias no me hubieran obligado a elegir dónde quería quedarme. Dudé, en principio; pero 365 días después, considero que escogí correctamente.




El nuevo ritmo siempre fue vertiginoso; en mi primera semana tuve oportunidad de estar muy cerca de personas de las que jamás creí que podría estar, cumpliendo tareas de suma importancia para mi área. Debo decir que, obviamente, no lo hubiera logrado sin la guía de la persona que me invitó a colaborar ahí. Más que un amigo, se convirtió en un maestro; rebasó por mucho la amistad que nos ha unido durante años y se ganó una clase de respeto muy especial, de ese que a escasas personas les he tenido: me hizo admirar su forma de trabajar, y desear llegar a ser, algún día, tan bueno como él.

He tenido oportunidad de mostrarle mi gratitud y honrar a mi trabajo, de la mejor manera posible: aprendiendo constantemente, superándome a mí mismo, sacándome de encima la mecánica que adquirí durante 13 años de trabajo en agencias de marketing y cambiándola por parámetros distintos, más elevados, una actitud de responsabilidad y servicio acorde con mis nuevas tareas.

Hoy no puedo decir que me las sé de todas, todas; pero sí puedo afirmar que amo mi trabajo por la enorme satisfacción que me da en tantos sentidos: desde llegar temprano un sábado por la mañana, comprar un café y prepararme para monitorear las cosas que suceden en esta caótica ciudad, hasta saber que, desde mi trinchera, puedo hacer algo para mejorar las cosas. Tengo toda la intención de que este sea el primero de muchos años, y si de algo me precio, es de no aflojar la mandíbula cuando ya mordí.




Now Playing: Time - Pink Floyd



Saludos Enfermos.


0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: